El mito del Águila, la Serpiente y el Nopal

Según la mitología prehispánica, los Aztecas recibieron un mensaje de Huitzilopochtli (Dios del Sol y de la Guerra) para que abandonen "Aztlán" (su hogar de origen) ya que debían buscar una tierra nueva donde poder vivir. Aquel lugar era la tierra prometida donde encuentren un águila sobre un nopal devorando a una serpiente. Tras esto, los Aztecas se dirigieron hacia aquella tierra.

Tras 300 años de intensa búsqueda, el pueblo se regocijó al poder hallar aquella señal de su Dios, llegando por fin a la tierra indicada. Una vez ya asentados y con el pasar del tiempo, se fundó la ciudad de Tenochtitlán (lugar de pencas de nopal) que hoy en día se le conoce como "La ciudad de México".

No te pierdas este otro mito: El mito de Quetzalcóatl

Se dice que cuando llegaron los Aztecas, pudieron ver que la tierra prometida estaba en algún lugar del lago de Texcoco, y cerca de ahí, encontraron al Águila sobre el cactus (o nopal). Esta isla se encontraba donde hoy es el centro de la ciudad.


Según la tradición del calendario y las crónicas de dicha historia, todo estos sucesos ocurrieron en el año 1318 el día de 18 de julio (de acuerdo a los códices Cauhuitlán); pero según el códice de Mendoza en 1325 sucedió estos sucesos. Con el pasar de los tiempos, los Aztecas fueron edificando sus muy conocidos templos.

Cuenta la tradición de los pueblos Nahuas, que estos pueblos hicieron una peregrinación desde su anterior hogar (Aztlán) hasta su nuevo hogar (que se llamó Tenochtitlan). Esta peregrinación duró unos 165 años hasta el llegar del lugar sagrado.
 

 


     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)