Afrodita, la diosa del Amor y de la Belleza

Afrodita es considerada la diosa del amor y la belleza, y en Roma se le reconoce como Venus. Ella es hija de Zeus (Dios soberano del Olimpo) y Dione (diosa de vaga presencia pero de primera generación divina).

Se dice que cuando nació ella, salió del mar y fue llevada por los vientos de Céfiros hacia Citera, y luego a Chipre donde las Horas (diosas del orden de la naturaleza y de las estaciones) la vistieron y guiaron a la morada de los Inmortales.

Afrodita tuvo participación en varios relatos de mitos. Un pasaje más conocido fue aquel donde se casó con Hefesto (dios del fuego y la forja y de los herreros), pero que estaba muy enamorada de Ares (Dios de la guerra). En una noche (según escritos de La Odisea y la Iliada), Ares y Afrodita se ocultaron en el lecho de ella y en plena madrugada, se entregaron en pasión.

El Sol contó a Hefesto de esta infidelidad y de inmediato, él los atrapó con una red mágica, luego fue a llamar a los dioses para que sean testigos de la infidelidad. Sin embargo, ellos sólo se burlaron pero Poseidón (dios del mar) pidió clemencia por la cual, Afrodita y Ares fueron liberados. Cada uno de ellos, huyeron. La diosa a Chipre, y Ares a Tracia.

Fruto de este amor, nacieron Eros (dios del amor) y Anteros (personificación del amor correspondido), Deimo (personificación del terror) y Fobos (personificación del temor) y Harmonía (diosa de la armonía y la concordia). Por otro lado, Afrodita también tuvo otros romances como por ejemplo, con Adonis (un joven sumamente hermoso que ella se enamoró perdidamente de él), y con Anquises (que según su versión es un pobre pastor o un príncipe, y que tuvo relación con la guerra de troya). De este amor, nació Eneas (héroe troyano) y a Lirno.

Si bien, los amoríos fueron mucho que hablar, sus maldiciones e iras también se destacaban y peor aquel que ose a ofender a Afrodita, ya que caían en terribles tormentos. Un relato acorde a esto es el castigo a Aurora (deidad que personifica el amanecer) que la hizo enamorar perdídamente de Orión (un hermoso gigante de colosal tamaño destacado por su tamaño y su fuerza), todo por haber seducido a Ares (su primer amor).

Afrodita, la diosa del Amor

Otro castigo conocido es el que les cayó a las Mujeres de Lemnos (una ciudad de la isla de Lemnos) debido a que estas no las honraban, y por eso, las impregnó con un terrible y fuerte olor nauseabundo que hizo que sus Hombres las abandonen. Del mismo modo, castigó a las hijas de Cíniras (rey de Chipre) que las obligó a prostituirse con extranjeros.

Caer en la gracia de Afrodita eran más o menos igual de peligroso, y este hecho fue plasmado cuando Eris (Diosa de la Discordia) en venganza por no haber sido invitada a la boda de Tetis (diosa del mar), envió la manzana de la discordia con el inscrito de mensaje: "para la diosa más bella de todas". Con esto ocasionó no sólo disputa entre las demás diosas, sino entre las más poderosas como Hera, Atenea y Afrodita de la cual, ellas al no poder llegar a un acuerdo clamando dicha manzana. Zeus a modo de evitar ser intervenido, puso como juez decisivo a Paris (un príncipe troyano), de la cual, él también fue sobornado por estas diosas.

mito afrodita diosa del amor y la belleza

Cada una de la Diosas les ofrecía grandezas con tal de ganar dicha competencia. Hera le ofreció el poder de la riqueza y el reino del universo. Atenea la sabiduría e invulnerabilidad ante la Guerra; y Afrodita la mano de la mujer más hermosa del mundo: Helena (hija de Zeus y hermana de Dioscuros). Paris seducido por la propuesta de Afrodita, aceptó y la eligió como ganadora. Gracias a esta decisión y el secuestro de Helena de Troya, se inició la famosa Guerra de Troya.

Aún con guerra en su máximo auge, Afrodita en agradecimiento con Paris, lo protegió durante toda la guerra así como también, a los demás Aqueos e incluyendo a su hijo Eneas que logró ser salvado de la muerte a pesar de que Troya iba a perder definitivamente. Afrodita, rescató a la raza de los Aqueos y a Eneas llevándolos a una tierra desconocida donde los descendientes Rómulo y Remo fundarían Roma. Debido a esto, para los Romanos, Afrodita (Venus para ellos), es su protectora más preciada. El César incluso, levantó un templo para que la invoquen como su Venus Madre.

Los animales favoritos de Afrodita eran las palomas, y tanto era su amor por ellas, que estas aves halaban su carrocería. Las plantas de su gusto eran la rosa y el mirto.
 

 


     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)