Mitos precolombinos

Muchos conocemos la variedad de Mitos cortos que existen, pero hablar de Mitos precolombinos cortos nos lleva a aquellos relatos que sucedieron antes de la fecha del Descubrimiento de América por parte de Colón (en 1942).

En dichos momentos "precolombinos", sucedieron una infinidad de relatos que por medio de los ancestros, culturas, relatos o sucesos, se ha registrado y mantenido en constante. Hay algunos que son ya muy conocidos sin embargo, mantienen la temática según su País.

Hoy, te brindaremos una variedad de varios mitos precolombinos cortos que fueron escogidos de diversas culturas de varios Países, y que iremos añadiendo poco a poco recopilando aquellos de más énfasis y relatos fascinantes.


Mito de la Llorona
mito precolombino la llorona

Según cuenta la historia, por los valles y montañas cerca de los grandes ríos y lagunas, muchos afirman a haber visto un ser con el aspecto de una mujer con un largo vestido aparentemente blanco pero sucio o enmohecido que cubre todo su cuerpo, así como también, con cabello largo de color muy oscuro lleno polvo u insectos.

También tiene un aspecto putrefacto tanto en su rostro como sus manos que están huesudas y llenas de sangre, y que además... Seguir leyendo ►




El Robo del Fuego del Tlacuache
El Robo del Fuego del Tlacuache

Según cuentan que hace mucho, no se conocía el fuego y los hombres comían sus alimentos crudos. Un día, los Tabaosimoa y los Ancianos se reunieron para ver cómo obtener algo que les brinde calor y cocer sus alimentos. Mientras estaban en su ayuno y discusión, vieron pasar sobre sus cabezas una bola de fuego que luego se sumergía en el mar. Ellos intentaron atraparla en muchas ocasiones y de muchas maneras, pero no pudieron. Fatigados, reunieron a varias personas y animales para... Seguir leyendo ►



Mitos de los Enanos y Elfos
mito elfos y enanos

Según cuentan, el principio de la vida de los Enanos y Elfos tiene origen desde la piel de Ymir (también llamado Aurgelmir, era el fundador de la raza de los gigantes de la escarcha y era una importante figura en la cosmología nórdica), ya que estaban formándose en ésta como una especie de gusanos y que al darse cuenta los Dioses de estas criaturas "asquerosas", empezaron a darle una forma que además, les dieron inteligencia sobrenatural superior ante los Humanos y dividieron en dos razas o clases. Aquellos seres que eran de... Seguir leyendo ►




El mito del Águila, la Serpiente y el Nopal
El mito del Águila, la Serpiente y el Nopal

Según la mitología prehispánica, los Aztecas recibieron un mensaje de Huitzilopochtli (Dios del Sol y de la Guerra) para que abandonen "Aztlán" (su hogar de origen) ya que debían buscar una tierra nueva donde poder vivir. Aquel lugar era la tierra prometida donde encuentren un águila sobre un nopal devorando a una serpiente. Tras esto, los Aztecas se dirigieron hacia aquella tierra. Tras 300 años de intensa búsqueda, el pueblo se regocijó al poder hallar aquella señal de su Dios, llegando por fin a la ti... Seguir leyendo ►


El Conejo de la Luna
El Conejo de la Luna

Según cuenta el mito, un buen Dios se fue de viaje por el mundo tomando la figura de un hombre. Tras caminar todo el día, estaba con mucho cansancio y hambre, pero continuó caminando tenazmente por un largo tiempo, hasta que de pronto, vio las estrellas y la luna brillar en el cielo, así que decidió sentarse y descansar. Mientras descansaba, observo un Conejo cenando algo. El Dios le preguntó... Seguir leyendo ►


La Mita
La Mita

Según cuentan, en el antiguo Tahuantinsuyo la "Mita" era un tributo obligatorio en la sociedad. Era una forma efectiva de homenaje al gobierno del Inca, en forma de trabajo comúnmente. Se dice que el imperio Inca necesitaba mano de obra para realizar grandes obras publicas y mantener al imperio Inca unido. Las grandes comunidades o Ayllus fueron los que impulsaron esta actividad, por otro lado incentivaron la construcción de sus caminos, acueductos, fortalezas, puentes, centros administrativos, explotación de minas, templos... Seguir leyendo ►


El Unicornio
mito de Unicornio

Según cuenta, los Unicornios vivían en la India. Estos animales tenían cuerpo de caballo, barba como la de un Chivo, patas de antílope, un cuerno en sus frentes y un bello color blanco. Los Unicornios no podían ser vistos ante cualquier persona, más solo por personas bondadosas y puras de corazón, pero de preferencia jóvenes doncellas las cuales le daban sensación de que podían ser cuidados y protegidos; sin embargo, hubo gente con planes malévolos que usaron a doncellas para poder capturarlos y quitarles su cuerno, ya que se creía que... Seguir leyendo ►


Quetzalcóatl

Quetzalcóatl

Cuenta la historia sobre Quetzalcóatl una deidad antigua de Mesoamérica que creó a los humanos a partir de un momento adverso. Quetzalcóatl representa al sol, la luz y todo lo que es puro. Él tenía un hermano (llamado Xólotl) que era todo lo contrario de él y gustaba de... Seguir leyendo ►

El Origen del Fuego (Mito Guaraní)

Hace mucho, los Buitres eran los dueños del fuego y sólo ellos podían cocinar sus alimentos; pero un día, un Sapo habló con el dios Tupá y entre ellos dos, idearon cómo quitarle a ellos el preciado fuego para darle a los Hombres.

Ya decididos, Tupá se tiró al suelo y se hizo pasar por muerto. Luego el Sapo esperaba cerca escondido por los matorrales. Poco después, aparecieron los Buitres dando giros sobre Tupá para devorarlo. Ellos encendieron un enorme fuego y luego fueron juntando ramas con sus picos para alimentar a este. Luego rodearon el supuesto cadáver mientras las brazas crecían más y más para cocinar su próximo "alimento".

Cuando las brazas ya estaban en su punto, Tupá pateó con fuerza los leños y de estos volaron chispas hacia donde estaba el Sapo, pero este no pudo atrapar ninguna e intentó decirle al Dios. Tupá esperaba nuevamente el momento ideal para hacer lo mismo ya que los Buitres podían el poder del fuego a su antojo.

Tupa aprovechó nuevamente la distracción de los Buitres y volvió a patear los leños encendidos pero con más fuerza hacia los matorrales donde estaba el Sapo. Pese al gran calor que emanaba, tomó una brasa con su boca y se la tragó huyendo rápidamente de aquel lugar.

El Origen del Fuego (Mito Guaraní)

Cuando el sapo estuvo muy lejos de los Buitres, escupió la brasa sobre el hueco de un tronco viejo que en segundos, empezó a arder. Los Buitres enterados que ya no eran los únicos dueños del fuego, intentaron huir pero Tupá los condenó por su egoísmo convirtiéndolos en aves carroñeras para siempre y también, les quitó todo el poder que poseían.

Tupá y el Sapo llegaron hasta los hombres y con gran paciencia, les enseñaron el secreto del fuego y cómo hacer un huequito en las maderas blandas para luego frotarlas con un palo de madera y lograr el preciado fuego.

El Robo del Fuego del Tlacuache (Mito mexicano)

Según cuentan que hace mucho, no se conocía el fuego y los hombres comían sus alimentos crudos.

Un día, los Tabaosimoa y los Ancianos se reunieron para ver cómo obtener algo que les brinde calor y cocer sus alimentos. Mientras estaban en su ayuno y discusión, vieron pasar sobre sus cabezas una bola de fuego que luego se sumergía en el mar. Ellos intentaron atraparla en muchas ocasiones y de muchas maneras, pero no pudieron. Fatigados, reunieron a varias personas y animales para preguntarles si podían ayudarles a tener aquel fuego.

Un Hombre sugirió traer un rayo del sol con la condición de que sean cinco personas quienes lo ayuden para que se encaminen a la montaña donde nace aquel Sol. Los Tabaosimoa aceptaron dicha propuesta y consiguieron todo lo demandado para que puedan emprender dicha misión.

Al llegar el nuevo día, el Sol nacía sobre otra montaña más alejada, pero los cazadores sin duda se encaminaron hacia ella. Cuando llegó el amanecer, notaron nuevamente que el sol nacía sobre una tercera montaña pero aún más lejana. Así, ellos continuaron hasta una cuarta y luego quinta, donde ya muy desalentados, decidieron regresar tristes y cansados.

Cuando llegaron a la aldea, informaron a los ancianos que era inútil atrapar al sol. Mientras los Tabaosimoa agradecían la ayuda y reflexionaban sobre aquel dilema, apareció Yaushu (un Tlacuache* sabio), que les contó sobre un viaje que había hecho hacia el oriente donde había percibido una luz lejana, y quiso ver qué era. Tras viajes de días y noches durmiendo y comiendo poco, a la noche del quinto día pudo ver aquella entrada de una gruta donde ardía un fuego en madera donde salía grandes llamas y un torbellino de chispas. Ahí, vio un Hombre de blanco cabello largo, taparrabos de piel y ojos muy brillantes que sentado sobre un banco observaba al fuego que alimentaba poco a poco con leños.

El Tlacuache dijo, que al estar escondido con cautela tras un árbol, se dio cuenta que era una cosa caliente y a la vez peligrosa. Tras acabar su relato, los Tabaosimoa pidieron a Yaushu que les traiga un poco de aquella luz; él por su parte aceptó y los Tabaosimoa brindaron cinco sacos de Pinole. Luego, dijo que estaría de regreso en cinco días y debían esperarlo despiertos hasta la media noche, que si él moría, no debían lamentarse.

Tras su arduo viaje, Yaushu junto a su pinole llegó a aquel lugar donde estaba el viejo hombre observando el fuego. Yaushu lo saludó y a la segunda vez, obtuvo una respuesta del Viejo que a la vez le dijo, que qué hacía tan tarde en aquel lugar. Yaushu dijo ser emisario de Tabaosimoa y que buscaba agua sagrada para ellos, pero que también estaba muy cansado y preguntó si podía dormir antes de retomar su viaje.

mito del fuego

Tras muchas súplicas, el viejo le permitió quedarse con la condición de que no toque nada. Yaushu se sentó cerca del juego y luego invitó al viejo su Pinole. El viejo, vertió un poco sobre el leño y tiró gotas por encima de su hombro, luego, bebió el resto. Tras esto, le agradeció y se durmió.

Mientras que el viejo dormía, Yaushu ideaba la manera de robar aquel fuego. Luego, se puso de pie y tomó con cuidado una brasa con su cola y se alejó rápidamente. Rato después de un gran trecho ya alejado, sintió una tormenta que venía sobre él y vio frente a él al viejo muy molesto que a su vez le reprochó por tocar y robar algo que no era suyo, y que sería castigado con la muerte. Cuando el viejo alcanzó a Yaushu, lo reprendió, pisoteó hasta hacerle un terrible daño a pesar de que no soltaba el fuego aunque también lo quemaba. El viejo creyendo que había perecido, regresó a vigilar el fuego.

Yaushu aún vivía pero muy herido y en llamas, regresó rodando y corriendo hacia el pueblo de los Tabaosimoa. Cuando por fin llegó, encontró orando a los Tabaosimoa y de inmediato les dio la vara con fuego para que rápidamente encendieron varios leños.

Así, el Tlacuache gracias a su gran esfuerzo y logro, fue nombrado "el héroe Yaushu". Si ves a un Tlacuache caminar con vergüenza, es por su cola pelada debido al gran sacrificio por llevar el fuego.

*Yaushu es un Tlacuache (en México) y Zarigüeyas (en centroamérica).

El Sillón del Diablo (España)

Según cuentan, hace mucho por el Siglo XIX, un Bedel (Persona que tiene las llaves de un edificio o establecimiento público), limpiaba en un trastero de la Universidad Valladolid. Él, encontró una silla abandonada en una esquina como si fuera un trasto más.

Cansado de las todas sus labores, decidió sentarse por un rato, pero tres días después, él fue encontrado en el trastero en la misma esquina en la misma silla y muerto. Tiempo después, un segundo Bedel también falleció de la misma forma que el anterior, y en breve, se alarmaron por dicho suceso.

Según relatos de a principios del siglo XVI, la inquisición detuvo a un médico llamado Andrés de Proaza por crimen de asesinato, tortura y pacto con el Diablo (Satanás). Él había abierto una cátedra de Anatomía pero otros afirmaban, que todos sus conocimientos médicos provenían del Mal. Aparte, cerca de su hogar había desaparecido un niño por la cual tras sospechas que encajaban con los detalles, lo hicieron confesar y el Médico afirmó ser el asesino del infante y algo más perturbador.


El Médico, dijo tener un sillón que era un regalo de un Nigromante de Navarra que estaba maldito y hecho por el mismísimo Diablo, con la cual lograba entrar en "trance" para contactar al oscuro y pedirle el conocimiento que necesitaba para sus diagnósticos. Él ante esto, advirtió que sólo un médico titulado con altos conocimientos medicinales, podía sentarse en este Sillón, pero si otra persona se atrevía a sentarse en él, perecería a los tres días.

silla del diablo

Pese a tal atrocidad ante un infante, el Médico fue juzgado y sentenciado a morir en la horca públicamente. Por otro lado, las cosas de este fueron subastadas y a pesar de que la población conoció dicho relato, no decidieron comprarlas debido a lo estrafalario de estas y por su puesto, por lo tenebroso del Sillón.

Hoy en día, aquel Sillón del Diablo aún existe, pero se encuentra en el Museo Provincial de Valladolid (España), y pese a haber perecido ciertas personas, dicen que dicho Sillón fue puesto "boca abajo" para que nadie vuelva sentarse en él.