Arpías (Mitología griega)

En historias de la Mitología griega, encontramos muchos pasajes donde se hacen presentes las Arpías o Raptoras. Ellas son hijas de Taumante (Un Dios marino de los primordiales hijo de Gea la Tierra y Ponto que era el Mar) y de la océanide Electra (compañera de Perséfone).

Las Arpías normalmente son representadas como mujeres aladas o aves con cabeza femenina y grandes garras afiladas. Ellas vivían en las islas Estrofíades (en el mar Egeo) pero según relato de Virgilio (poeta romano autor de la Eneida, las Bucólicas y las Geórgicas), las definió como su hogar las puertas del Infierno a lado de demás monstruos.

Según un relato muy conocido, Fineo (Rey de Tracia) pasaba una terrible maldición debido a las Arpías que causaban desastres en su reino, en especial por el robo de comida y si algo no podían llevarse, lo ensuciaban con sus excrementos. Cuando llegaron los Argonautas, el Rey les pidió que los ayuden a liberarse de ellas. Zetes y Calais (hijos del dios-viento Bóreas y de Oritía) las persiguieron hasta que lograron eliminarlas ya que si no lo hacían, ellos perecerían.

arpias mitologia griega

La primera Arpía cayó en el río Peloponeso que luego fue llamado Harpis. La segunda llegó a las islas Equínades donde pereció y luego se llamó Estrofíades o "Islas del Regreso". Hermes (mensajero de los Dioses) notó que eran cazadas, y acudió en ayuda prohibiendo su muerte ya que eran servidoras de Zeus. Ellas fueron perdonadas pero a cambio, prometieron dejar en paz al Rey Fineo; luego se escondieron en une caverna en Creta. Pese a este relato, otra versión termina muy distinto ya que los hijos de Bóreas habían perecido debido a la persecución que les dieron las Arpías.

mito de las arpias

Se decía, que las Arpías gustaban de raptar a niños y jóvenes, aunque también se llevaban las almas de estos. Dado a este acto, se hizo costumbre en cada tumba de un fallecido, poner la imagen de una Arpía aludiendo el rapto de una alma.

De la unión de las Arpías y el Dios viento Céfiro, nacieron varios caballos: Janto y Balio que eran los caballos divinos de Aquíles (héroe de Troya). Estos eran tan rápidos como el viento. También hubieron otros caballos llamados Flógeo y Hárpago que eran los caballos de Dioscuros (Cástor y Pólux que eran gemelos divinos).
 

 

 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)

Publicado a las