Tánatos, el dios de la muerte

En la mitología griega, Tánatos (en griego antiguo Θάνατος Thánatos, "muerte") era la personificación de la Muerte. Era hijo de Érebo (dios primordial, personificación de la oscuridad y la sombra) y Nicte (diosa primordial de la noche). Tenía como hermano gemelo a Hipnos (dios personificación del sueño).

Tánatos acudía en búsqueda de los cuerpos que habían fallecido. Cortaba un mechón del cabello de los caídos para luego ofrecer como tributo a Hades (Dios del Inframundo) y luego, llevaba los cuerpos al mundo de los muertos.

Ayudado por su hermano Hipnos, Tánatos llevó el cuerpo del guerrero Sarpedón (primero de los hijos que tuvo el Zeus con la mortal Europa, una señora fenicia de Tiro), que había perecido en Troya. También se llevó el cuerpo de Alcestis (hija de Pelias, rey de Yolco, y Anaxibia, hermana de Acasto) que por gran amor, sustituyó a su esposo en el féretro. Tiempo después, su presa le fue arrebatada por Heracles que lo obligó a devolverla a la vida más joven y más bella que antes.

Una de las historias más interesantes es cuando Tánatos es encadenado por Sísifo (rey fundador de Éfira), ya que era muy astuto y el menos escrupuloso de los mortales. Su astucia era tan grande que era capaz de lograr sus propósitos por medio de los mejores engaños.

Se decía que Sísifo al ser amante de Anticlea (hija del argonauta Autólico y de Anfítea), sería el verdadero padre de Ulises (uno de los más grandes héroes legendarios de la mitología griega, que aparece como personaje en la obra de la Ilíada).

thanatos dios

Cuando Zeus raptó a Egina (hija del río Asopo), Sísifo fue testigo casual aquellos hechos. Usó la información para conseguir de Asopo (dios del Río hijo de Océano y Tetis) un manantial en la ciudadela de Corinto, y luego delató a Zeus. Cuando el supremo Dios se enteró del descubrimiento, muy furioso envió a Tánatos para acabar con él, sin embargo, Sísifo muy hábil, logró atrapar a Tánatos y por un tiempo, no hubo ningún hombre que falleciera. Finalmente, Ares pudo liberar a Tánatos y éste volvió a realizar su trabajo empezando por Sísifo, pero nuevamente Sísifo que aún no tenía motivos para dejarse llevar, ideó otro plan para librarse de la muerte; así que antes de morir, ordenó en secreto a su esposa que no le tribute honras fúnebres.

Cuando por fin lo llevaron a los infiernos, se quejó antes Hades de la intensatez de su esposa al no honrar su muerte, así que pidió que lo dejara regresar para poder castigarla. Hades le cedió permiso pero, Sísifo quien ya se había salido con la suya, regresó a la tierra y vivió por mucho tiempo hasta una época muy avanzada. 

Cuando llegó la hora de su muerte, Hades le impuso una terrible tarea para que evitara su muerte: Empujar un gran peñasco cuesta arriba y cuando llegara allá, debía volver a caer por su propio peso y así, eternamente continuó su castigo.
 

 

0 comentarios:

Publicar un comentario